Claire Becker

Materia Dispuesta

Museo MACAY
(Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán)
Mérida, Yucatán, México
enero – abril 2013

El alma yace en el cuerpo como la forma en la materia.
Eso evoca Claire Becker con su obra, pues en ella la espiritualidad es una constante preocupación; dos de sus poderosas herramientas son la materia y su instinto, mientras el cuerpo y sus partes conforman su plataforma temática o territorio de exploración.

En esta exposición encontramos reunida una gran variedad de obras de la artista, proporcionándonos de esta manera un despliegue de su lenguaje artístico, así como también su continua evolución. Mientras que en piezas como El cascarón que nos separa, 2010, observamos un cuerpo humano fragmentado, en su serie Exuberancias de la luna (1996-2007) y en la más reciente serie Materia dispuesta, 2012, advertimos a la materia en torsión como si su fin fuera liberarse de sí misma hasta transformarse en un cuerpo casi humano... En Esfinge, Claire Becker esculpe una figura antropomórfica que se contorsiona como si el propio enigma intentara desplegar su respuesta.

En piezas como Bbla, Eterna Primavera (L’éternel printemps), El aire que respiramos, La suerte está echada (Les jeux sont faits), Life Is Like y Dadaos, por una parte, nos topamos ineludiblemente con el elemento de la boca, ese órgano por medio del cual se expresa todo aquello de lo que lo humano rebosa. Por otra parte, nos enfrentamos también ante un discurso de lo lúdico y lo azaroso. De esta y otras formas, la artista yuxtapone múltiples materiales y elementos que juegan con nosotros los espectadores, aludiendo a nuestros sentidos, invitándonos siempre a una reflexión sobre el espíritu.

En sí, gracias a todos estos elementos y a la continua alusión al espíritu a través de la humildad de la materia, su trabajo artístico entreteje un discurso consistente. El lenguaje artístico de Claire Becker queda muy lejos de encerrarse en un monólogo, puesto que verdaderamente busca alcanzar al espectador. Mediante su trabajo escultórico, la artista suscita múltiples formas de subjetivación que nos invitan a conocer lo que ella denomina “esa parte única e inmortal que todos tenemos y llamamos alma”. En sus propias palabras, “si tuviéramos en nuestro espíritu esa disposición de la materia (a entregarse y dejarse modelar), algo maravilloso sucedería.”

Marie Tatiana Lizárraga

Materia Dispuesta Claire Becker